Fecha de emisión:

  • 4 de noviembre de 1978

Película:

  • En esta ocasión se emitieron dos documentales: “Biotopo” y “Doñana”

Invitados:

  • Daniel de Linos Ortiz (1936), director general de Acción Territorial y Medio Ambiente (1977-1979) del Gobierno de Adolfo Suárez (1932-2014) y presidente del Centro Internacional de Formación en Ciencias Ambientales (1977-1983)
  • Federico Valle Ferraz, vecino de Sanlúcar de Barrameda y jefe de Relaciones Públicas de la Comisión para la Defensa de la Carretera Costera Cádiz-Huelva
  • Pablo de Arambarri, profesor del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Sevilla
  • Javier Castroviejo, director, durante casi 20 años, de la Estación Biológica de Doñana, defensor incansable del Parque Nacional
  • Juan Luis Colino Salamanca (1941), diputado de la Legislatura Constituyente, y las Legislaturas I, II y III legislaturas. Funcionario del Cuerpo General Técnico de la Administración Civil del Estado con destino en el Ministerio de Agricultura. Elegido Diputado a Cortes por Valladolid en la Legislatura Constituyente de 1977, durante la cual formó parte de las Comisiones de Agricultura, Medio Ambiente, Justicia, Presidencia y Comisión Mixta Cortes-Parlamento Europeo
  • Ricardo Grande Covián (1910-2001), ingeniero agrónomo. Inspector general del Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) en Andalucía Occidental y subdirector general del Ministerio de Agricultura
  • Jesús Vozmediano y Gómez-Feu (-2019), secretario general de la Asociación Ecologista para la Superviviencia y el Medio Ambiente de Andalucía (Andalus)
  • José Antonio Bravo (1933-2016), ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, de la Junta del Puerto de la Bahía de Cádiz

En la época de emisión del programa, se había levantado un importante movimiento ecologista en Doñana. En 1969 se había creado, por decreto, el Parque Nacional de Doñana, parte de cuyo territorio era propiedad del entonces Ministerio de Educación y Cultura y parte, aún en manos privadas. Diez años después y salvando reticencias de intereses arroceros gracias a la labor de un grupo de biólogos permanente en el parque se amplió el espacio protegido y se creó el llamado “preparque de Doñana”.

Balbín reunió en su programa a representantes de todos los sectores implicados en el proceso, desde los políticos hasta el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que estaba reformando profundamente el edificio principal de las intalacionales para construir un laboratorio de investigación y a los ecologistas, que vigilaban muy de cerca esta obra faraónica a su parecer.