Fecha de emisión:

  • 25 de marzo de 1978 (diferido: grabado el 12 de enero de 1978)

Película:

  • “Más Dura será la Caída” (“The Harder They Fall”). Película norteamericana dirigida por Mark Robson (1913-1978) en 1956. Protagonizada por Humphrey Bogart (1899-1957) y Rod Steiger (1925-2002)
  • Candidata al Premio Oscar a la Mejor Fotografía
  • Un veterano periodista es contratado como agente de prensa por un hombre sin escrúpulos para que consiga hacer popular a Toro Moreno, un gigantesco pero torpe aspirante a boxeador, a quien hacen creer que es un gran campeón a base de amañar sus combates
  • Fue la última película de Humphrey Bogart

Invitados:

  • Francisco Echauz (1927-2011), vocal del Real Patronato del Museo del Prado, nombrado en 1970. Dibujante y grabador español, pintor
  • José Luis Guarner (1937-1993), crítico de Cine y escritor español
  • Enrique Llovet Sánchez (1917-2010), dramaturgo y crítico teatral español. Utilizó el seudónimo de Marco Polo en sus crónicas periodísticas y obtuvo diversos premios por su polifacética obra literaria: el Mariano de Cavia (1958), el Premio Nacional de la Crítica Teatral (1964), el Premio Nacional de Radio y Televisión (1965) y el Premio Nacional de Literatura «Azorín» (1967). Existe un Premio de Teatro Enrique Llovet que concede la Diputación de Málaga
  • Carmelo Bernaola (1929-2002), compositor, profesor de música y clarinetista español. Miembro de la denominada “Generación del 51”, está considerado uno de los máximos exponentes de la música española en la segunda mitad del siglo XX. A lo largo de su carrera compuso más de 300 obras entre música culta, canciones populares como el himno del Athletic Club, y numerosas bandas sonoras para cine y televisión, entre ellas las sintonías de Verano Azul y La Clave
  • Basilio Martín Patino (1930-2017), director de Cine español
  • José Castro Arines (1911-1997), crítico de Arte español

Coincidiendo con la festividad del Sábado Santo de la Semana Santa de 1978, aquella semana no hubo programa en directo y se emitió uno grabado a principios de ese año. Balbín tenía algunos programas en la “nevera”, atemporales, para utilizar en estas ocasiones. Así que sentó a opinar a grandes expertos nacionales cuya profesión era la de críticos de las distintas artes en los medios de comunicación