Fecha de emisión:

  • 22 de septiembre de 1979.

Película:

  • “Recuerda” (Spellbound), película de nacionalidad norteamericana de 1945. Dirigida por Alfred Hitchcock (1899-1980). Interpretada entre otros, por Ingrid Bergman (1915-1982), Gregory Peck (1916-2003) y Leo G. Carroll (1886-1972). Guión de Ben Hecht (Novela: Francis Beeding). Fotografía de George Barnes (B&W) y música de Miklós Rózsa. Vestuario de Howard Greer. Montaje de Hal C. Kern. Producida por Selznick International Pictures.
  • En el año 1945 recibe diversos premios y nominaciones. Oscar: Mejor música. Nominada a Película, Director, Secundario, Fotografía y Efectos Visuales. Círculo de Críticos de Nueva York: Premio Mejor actriz (Ingrid Bergman).
  • En el centro psiquiátrico donde trabaja la psicoanalista Constance Petersen (Ingrid Bergman), el Dr. Murchison (Leo G. Carroll) anuncia su retiro de la dirección, en cuyo reemplazo llegará el eminente Dr. y escritor Anthony Edwardes, a quien, justamente, Constance admira muchísimo aunque no le conoce… pero, el mismo día en que el joven y apuesto director (Gregory Peck) es presentado ante los directivos, la psicoanalista comenzará a observar signos de un oculto trauma en el nuevo personaje que, enseguida sabremos, también sufre de una grave amnesia.

Invitados:

  • Arturo Fernández-Cruz (1910-1982), Catedrático de Patología General.
  • Juan Antonio Vallejo-Nájera (1926-1990), Psiquiatra y escritor.
  • Anthony Lunt, Psicoterapeuta e hipnoterapeuta (Gran Bretaña).
  • Gustave W. Semadeni, Psiquiatra (Suiza).
  • José Carlos Oliveros (1925-2014), Jefe de Servicio Central de Encefalografía y Neurofisiología.
  • Germán Sierra Marcuño (1943), Catedrático Fisiología General, Química Biológica y Fisiología Especial.

Una película de intriga con romance incluido, acompañado de un gran reparto. A modo anecdótico, Gregory Peck, realizó el papel que inicialmente fue sugerido a Cary Grant, quien rechazó el guión. Sin duda, una fascinante historia, en la que el tratamiento del psicoanálisis puede verse como algo trivial, pero no es el objetivo literal de la trama, desde dicho punto de partida se crea una intriga criminal que se presta a un juego de entretenimiento puro y duro en el que no falta emoción, suspense e historia de amor.

Recuerda navega bajo la influencia de Freud en sus postulados sobre el psicoanálisis. Salvador Dalí, por aquel entonces de rabiosa actualidad y fama internacional, diseñó por petición de Hitchcock el famoso sueño del protagonista, sin duda la secuencia más recordada de la película. Una secuencia que duraba veinte minutos fue recortada hasta los dos minutos de duración. Considerable corte que dejó fuera muchas de las ideas propuestas por Dalí.

“Imagínese a un hombre sentado en el sofá favorito de su casa. Debajo tiene una bomba a punto de estallar. Él lo ignora, pero el público lo sabe. Eso es el suspense”. Alfred Hitchcock