Por MARGIT MARTIN.

 Periodista.

El 16 de mayo de 1995, hace hoy exactamente 24 años, nos despertábamos con la noticia de que Lola Flores se nos había marchado. “La Faraona” perdía la lucha contra el cáncer a los 72 años. Según las crónicas de la época, por su capilla ardiente, instalada en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, desfilaron más de 150.000 personas para despedirse de una artista irrepetible.

Es curioso que para muchos puristas, esta polifacética mujer, cantante, bailaora y actriz, no cantaba bien. Tampoco su baile flamenco seguía los cánones, pero se convirtió en un símbolo de nuestro país.

Fue una de las primeras mujeres en la España de la posguerra en hablar públicamente de temas controvertidos: la violencia contra las mujeres, las relaciones extra matrimoniales o la prostitución.

La matriarca del clan Flores también participó en LA CLAVE: programa Nº 353, de título “¡Qué Sabe Nadie!”, emitido el 23 de noviembre de 1984. Participó junto a Marifé de Triana, Paca Rico o Juanito Valderrama, entre otros. El debate se planteó sobre la canción española y las folclóricas, su influencia en la vida social y su relación con el franquismo. La película que abrió el programa fue “Los Tarantos”, dirigida por Francisco Rovira Beleta, en 1963.